Tipo de Cambio
Compra
Venta
25/09/2018
$17.85
$18.66

El asesinato de Cristóbal Crosthaithe

En la Sierra de Juárez en 1898

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 12 de abril de 2018
por Rafael González Bartrina

Nuestra reseña de hoy refiere los hechos ocurridos durante el mes de julio de 1898 en el área de Ensenada, Valle de San Rafael y Sierra de Juárez. Según detallan numerosos periódicos americanos de la época.

Los perpetradores del crimen: Pablo Domínguez, indígena nativo Oaxaca, había sido reclutado para servir en el ejército, adscrito al octavo batallón, en Ensenada. Hacía algún tiempo que había cometido algunos crímenes y se encontraba preso. Julio López, un joven mexicano, quien también purgaba sentencia en la misma celda con Pablo.

Las víctima: Cristóbal Crosthwaite de 12 años.

El escape de la cárcel: Aprovechando el estado de deterioro de las paredes de adobe de su celda de confinamiento, en una noche lograron escaparse, huyendo a toda prisa, a pie y descalzos por las calles desiertas de Ensenada hasta llegar a las afueras donde encontraron la vereda de tierra que servía como camino con destino a Real del Castillo.

Era el mediodía del viernes 22 de julio de 1898. Cristóbal Crosthwaite y su primo Felipe McAleer cuidaban de ganado en la zona aledaña a El Barbón, en las cercanías de la comunidad indígena de La Huerta.

Despreocupados comían algo de almuerzo que habían guardado del día a anterior. Escucharon llegar a los dos fugitivos, no se alarmaron, ya que conocían de vista a Julio López. Les ofrecieron agua y los restos de su comida. Cristóbal y Felipe tenían que continuar con su faena hy el joven Crosthwaite se preparaba a ensillar su caballo, cuando repentinamente, Pablo Domínguez arrebato la carabina que estaba en la montura del caballo de Felipe y sin mediar aviso alguno, disparo por la espalda y a mansalva un certero tiro en la espalda del joven Crosthwaite quien se desplomo sin vida, la bala le había atravesado su corazón.

Pablo Domínguez enfilo el arma en contra de Felipe quien salto tras un matorral y emprendió un escape hacia lo más denso del chaparral, logrando poner terreno de por medio y así escapar de una muerte segura. Al cabo de largas horas de caminar procurando no ser descubierto por sus atacantes llego a una de las casas del Valle de san Rafael donde pidió auxilio.

La noticia del crimen se esparció rápidamente por la comarca, en cuestión de horas ya había varios grupos formados para hacer la búsqueda y captura de los asesinos. La familia Crosthwaite, aparte de ser numerosa tenía la reputación de ser hombres cabales, valientes y violentos. Eran los más dolidos. Eran los más lastimados por el absurdo crimen contra un jovencito de escasos 12 años. Sus armas preparadas y con la intención de hacer justicia inmediata.

Otro grupo estaba formados por los hermanos Melendrez al frente. Los hermanos Murillo encabezaban otro de los grupos. Así, se calcula que unos 50 jinetes, rancheros y ganaderos, buscaban palmo a palmo los confines de Sierra de Juárez.

Seria hasta el lunes 25, tres días después, cuando, para fortuna de los fugitivos fueron avistados por el grupo de los Melendrez, quienes los emboscaron al salir de una de las cañadas. En un principio los malhechores intentaron huir, pero un disparo al aire de parte de uno de los hermanos Melendrez y la aparición, por el otro lado de los Murillo los hicieron desistir de su intento de fuga. Decíamos que esto era “para fortuna”, en efecto. Al cabo de un tiempo llegaron los Crosthwaite y de inmediato quisieron hacer justicia ellos mismos. Es fácil imaginar que hubiera sucedido de haber sido ellos mismos los que hubieran dado con los criminales.

Sin embargo, la cordura perduro y todos, en conjunto, decidieron entregar, vivos, a los trúhanes criminales a las autoridades de Ensenada.

Después de un juicio donde fueron encontrados culpables de los cargos de que se les acusaban fueron, los dos condenados a muerte, Meses después la sentencia de Julio López fue conmutada a 13 años de prisión. Pablo Domínguez fue fusilado en mayo de 1899

Rafael González Bartrina. Rafael González y Bartrina. Miembro del Seminario de Historia de Baja California y del Consejo de Administración del Museo de Historia de Ensenada A. C. [email protected]
 
 

Derechos Reservados 2018. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM