Tipo de Cambio
Compra
Venta
22/08/2017
$16.65
$17.40

2017 debería ser declarado año de la probidad

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 2 de enero de 2017
por José Luis Fernández Ruiz

Para comprender el presente, hay que conocer y aceptar el pasado. Quien no mira atrás difícilmente entenderá el presente y no podrá construir su futuro.

Iniciamos un nuevo año, una la línea imaginaria en el tiempo y deseamos separar el año viejo y que por arte de magia este día empieza un nuevo periodo lleno de esperanzas. Así vivimos los proyectos y metas, realmente lo que requerimos es esforzarnos todos los Mexicanos y encontrar el significado a una sola palabra: Probidad.

Este año llega con infinidad de retos para progresar: aumento en gasolinas, prediales, electricidad, agua, fraudes en inversión pública, gobernadores enriquecidos desmesuradamente y como consecuencia la insatisfacción para la mayoría de las familias mexicanas. Esto sería muy fácil resolver si dentro de nuestras convicciones y formación (desde que nacemos) fuera entender que la obligación más importante que tenemos los seres humanos es ser probos.

Una de las grandes cualidades que define a la persona íntegra y recta, es alguien que cumple sus proyectos, metas y sueños sin fraudes, engaños o trampas. Esta cualidad no se obliga a demostrarla entre los políticos. Esta puede ser una inconveniencia para continuar en los puestos públicos de elección o designación dentro de la burocracia.

Ser probo es ser transparente, auténtico y actuar de buena fe, en ese sentido la probidad expresa respeto por uno mismo y por los demás, guarda estrecha relación con la honestidad, veracidad y franqueza.

Si nuestros representantes populares, funcionarios públicos y los mexicanos en general comprendiéramos y nos obligáramos a ser honestos, entendiéramos que probidad es una forma sembrar confianza uno mismo y en aquellos con quienes tenemos contactos. Cuando uno es honesto no oculta nada y actúa con base en la verdad que transmite tranquilidad.

La probidad es una cualidad aplicable a la persona honrada que respeta los bienes que no le pertenecen, como todos los bienes que son propiedad de todos los mexicanos: el agua, los mares, los lagos, el petróleo, la gasolina y en fin, todos aquellos que la Constitución marca como propiedad de los Mexicanos, pero lejos de respetar se acomodan a los beneficios de los gobernantes en turno.

Como la probidad está asociada a la honestidad, la verdad y el respeto, entre personas probas cualquier proyecto humano es más fácil de realizar, por la confianza colectiva que estas cualidades transmiten se transforma en una fuerza de inmenso valor. De ese modo se fortalece la vida en la comunidad.

Feliz año 2017

José Luis Fernández Ruiz. Director del Patronato Centro Histórico Turístico Cultural de Ensenada, A. C.
 
 

Derechos Reservados 2017. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM