Tipo de Cambio
Compra
Venta
22/10/2018
$17.75
$18.75

Alfonso Yorba en Ensenada

Primera vista a México del polifacético personaje

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 7 de junio de 2018
por Rafael González Bartrina

Después de mucho tiempo de negociaciones y correspondencia, por fin, esta semana recibí el diario de Alfonso Yorba, correspondiente al año de 1934, completo, un total de 168 escaneos con textos, mapas, dibujos. Recorte de periódico y fotos.

Hoy, aquí, amables lectores le reproduzco la narrativa de un día; jueves, 6 de septiembre de 1934.

En esta reseña, breve, de un norteamericano por nacimiento, de sangre azul por herencia, y de mexicano de corazón, se podrán dar cuenta, ustedes, del amor que sentía por una tierra que jamás había pisado.

Aquí su narrativa, respetando su texto original:

“¡EN LA BAJA CALIFORNIA. MÉXICO! ¡VIVA MÉXICO MADRE!

¡Misiones del Descanso. S. Miguel de la Fronteriza!

Zaragoza – Ensenada

Escribo estas líneas en Ensenada, Baja Cfa. Estados Unidos Mexicanos. A las 6 poco más o menos. Esta mañana fui en la maquina Ford V de mi amigo Juan J. en su compañía y en la de su hermano menor Roberto para el sur. Paramos en las Flores donde hacían ellos retratos. Luego visitamos la misión de S. Diego y entonces, a Dios gracias, sin molestia ninguna entramos en el dist. Norte de la Baja California, México. ¡Con que sentimiento más profundo y entusiástico entre a la bendita patria de la raza –En la Serena República Mexicana! ¡Madre México! ¡California ya libre! ¡Que linda! ¡Que bella! ¡Aloha pasamos! De Zaragoza donde entramos.

Encaminamos sin pararnos hasta la misión del Descanso. Allí saque dos fotografías de las ruinas e hice una mapa del patio, etc. Entonces fuimos al campo santo allí arriba al sur y sacamos otras fotografías. Entonces más al sur y entramos en una cañada grande al oriente. Me baje en un rancho y pedí a los paisanos vaqueros donde estaba la misión de S. Miguel y este me llevo poco más al sur de los arboles enfrente de la casa y me enseño las ruinas al otro lado del río. Fuimos pues y con grandes dificultades cruzamos el río y allí arriba de nosotros están las ruinas poderosas de la misión S. Miguel de la Fronteriza. Es grande y extensa la misión mas todo a excepción de las partes de la iglesia está muy baja. Saque retratos excelentes allí e hice plan del gran establecimiento con su patio, sus zaguanes, sus muros, sus hornos, su campo santo con monumento de piedra tallada, su zanja antigua, etc. etc.

Luego seguimos encaminándonos más al sur hasta Ensenada, ex Capital del Distrito Norte. Es Ensenada una población extensa, con señales de un lugar turista pero con otras marcas de un pueblo verdaderamente mexicano con casas de adobe, etc.

Los muchachos querían pararse en un “auto camp” de turistas y por eso con gran disgusto tenía que irme con ellos. Compre dos tarjetas pictoriales de Ensenada y se las mande a mi mamá y a D. Juan en S. Juan Capistrano. Cambie un dólar americano por tres pesos plata en la administración del correo. Era demasiado tarde para buscar el Sr. D. David Zárate (quien el agente de la aduana en Zaragoza me aviso, es actualmente Pres. de la Cámara de Comercio aquí, había sido Pres. Municipal, juez, etc. aquí) En el campamento de los turistas hable con un naturalizado de **** {ilegible} Goldbaum decir de las otras misiones más al sur”

En mis próximas entregas, aquí, les comentare el resto de este viaje, que en año 1934, por ser el primero solo duro 3 días, sin embargo en los subsecuentes veranos, hasta el de 1939 su estadía se prolongó por varias semana a la vez.

Rafael González Bartrina. Rafael González y Bartrina. Miembro del Seminario de Historia de Baja California y del Consejo de Administración del Museo de Historia de Ensenada A. C. [email protected]
 
 

Derechos Reservados 2018. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM