Tipo de Cambio
Compra
Venta
20/11/2018
$18.85
$19.49

Sexting

En serio… hablemos de sexo virtual

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 14 de febrero de 2018
por Rocío Linares

El sexting es la práctica sexual de compartir fotos o videos con contenido sexualmente excitante y/o explícito a través de nuestros dispositivos electrónicos, y que se puede dar por medio de redes sociales tales como Whatsapp o Snapchat.

Este comportamiento comenzó su auge a partir de que cada vez es más sencillo filmar o fotografiar con dispositivos que son personales, y además compartirlo con quienes consideramos apropiado por diversas razones. Es parte de la diversidad de expresiones de la sexualidad aunque no debemos dejar de lado que como cualquier otra, tiene sus límites y formas de hacerse para el cuidado de la propia integridad.

Está demostrado que gente de todas las edades que tiene acceso a dispositivos móviles con internet intenta o acostumbra tener prácticas como el sexting o el compartir contenido descargado directamente de sitios dedicados a la pornografía en sus diferentes variedades. Sin embargo, la adolescencia es una población clave en el auge de esta práctica, pues alrededor del 45% de ellos y ellas admiten compartir este tipo de material como parte de sus procesos de socialización sexual, con amigos, amigas, novios, novias o gente que les agrada.

Dado que no hay contacto de fluidos sexuales podría contar como sexo seguro y protegido. Sin embargo, hay que tomar en cuenta las razones por las que las personas tienen esta práctica, donde no siempre esto se hace voluntariamente aunque así lo parezca.

En ocasiones se habla de presión social para hacerlo, así como la intimidación para compartirlo o por haberlo hecho. En esto juega un papel muy importante la autoestima de las personas, pues difícilmente hacemos algo que no deseamos hacer si la tenemos en su debido lugar, y desde luego las amenazas y quien las hace.

Por otro lado también están las mismas razones por las que los y las adolescentes tienen otras conductas de riesgo, como el deseo de aceptación que nos vuelve exhibicionistas y aumenta nuestro atrevimiento con tal de pertenecer a un grupo o de gustarle a la persona que nos gusta. La idea en esto es conocer nuestros propios límites para no caer en situaciones que nos lastiman a corto o largo plazo.

Debemos tener en cuenta que por divertida e inofensiva que nos pueda parecer una práctica sexual, en especial esta, existen ciertos riesgos tales como los anteriormente descritos, el acoso escolar, intentos o logros de extorsión, depresión, ansiedad, problemas alimenticios y del sueño, bajo rendimiento escolar y hasta deserción o incluso suicidio.

Sabemos que el uso del internet y las redes sociales hoy en día es una necesidad puesto que para muchas cosas son herramientas y nos permiten incluso trabajar de formas más prácticas. Sin embargo, seguimos haciendo hincapié en la necesidad de tener mucho cuidado con la información que compartimos y con quién, así como para qué lo hacemos, pues muchas veces no hay otro objetivo más que divertirse un rato pero esa diversión puede terminar por ser demasiado cara.

Rocío Linares. Licenciada en Psicología UABC. Maestra en Sexología Educativa, Sensibilización y Manejo de Grupos IMESEX. [email protected]
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2018. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM