Tipo de Cambio
Compra
Venta
21/11/2017
$17.95
$18.70

Homosexualidad ≠ pedofilia, acoso y otros delitos

En serio… hablemos de sexualidad

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 1 de noviembre de 2017
por Rocío Linares

Hace unos días se dio a conocer la noticia de que Kevin Spacey, director, productor y actor afamado y talentoso, fue acusado de haber intentado abusar sexualmente en 1986 del entonces menor de 14 años Anthony Rapp, actor de teatro y compañero de trabajo del actor que entonces tenía 26 años de edad.

Según la historia de Rapp, fue a una fiesta en la casa de Kevin Spacey donde siendo el único adolescente se aburrió, se metió a una habitación a ver televisión y no se dio cuenta de que la fiesta se terminó hasta que, cuando se quedaron solos, el último se abalanzó sobre él para intentar tener relaciones sexuales, a lo cual intentó zafarse, a lo que Kevin Spacey respondió cargando al menor a su habitación de una manera “similar a como lleva un esposo a su esposa”, pero como estaba borracho se tambaleaba y el menor logró empujarlo y salir del lugar.

Frente a esto, Spacey contestó en un comunicado disculpándose y diciendo que: “Esto pasó hace más de 30 años, fue un comportamiento ebrio totalmente inapropiado que no recuerdo. Lamento los sentimientos que describe y con los que ha cargado [Anthony Rapp] tantos años. Esta historia me ha dado el valor para compartir otras cosas de mi vida. He tenido relaciones tanto con hombres como con mujeres y en la actualidad he elegido vivir como un hombre gay. Quiero llevarlo con honestidad y abiertamente, y eso empieza por examinar mi propio comportamiento”.

Desde luego el actor Kevin Spacey ha sido profundamente criticado porque no hay estado de ebriedad ni paso del tiempo que justifique o minimice una acción como intentar abusar de una persona, especialmente siendo un menor de edad.

Por otra parte, también se le señala por elegir un mal momento para anunciar públicamente su homosexualidad porque es un pésimo y desagradable intento de justificación y evasión del tema, una cortina de humo.

Eso sin mencionar que porque daña a la comunidad LGBT por toda la cantidad de mitos que hay alrededor de las personas de la diversidad, dentro de los cuales se confunde todo aquello que es delictivo en la sexualidad como el abuso, el acoso, la pedofilia, etc., con el hecho de ser diverso, cuando esto no necesariamente es así. De hecho está demostradísimo que la mayoría de estas cosas las llevan a cabo hombres heterosexuales debido a toda una estructura patriarcal que permite, oculta y hasta celebra todas esas cosas, por lo cual es tan complicado combatir este tipo de crímenes.

Debido a las acusaciones ha habido ya algunas consecuencias para el actor y sus proyectos en proceso como el final intempestivo de la serie House of Cards que llevaba protagonizando ya 6 temporadas, estando la última en rodaje que se suspendió al momento de que la noticia se dio a conocer. Además de esto, Spacey iba a recibir un Emmy honorífico el próximo 20 de noviembre, pero la Academia de Televisión de Estados Unidos informó que se retirará este premio a la luz de los hechos recientes que rodean al actor.

Estamos viviendo un momento que invita a analizar detenidamente lo que sucede entre las personas, la cantidad de abusos destapados en Weinstein Company, la cantidad de feminicidios cometidos en México y América Latina, las disparadas estadísticas de abuso sexual infantil, acoso sexual laboral, ciberdelitos sexuales, entre otras cosas que nos hablan cada vez con más evidencia del tamaño de los fenómenos de los que estamos hablando. Como mencioné antes, hay estructuras sociales que permiten y refuerzan que haya personas cometiendo estos delitos, siendo mayormente hombres heterosexuales si bien esto incluye mujeres y personas de todas las preferencias.

De ninguna manera la preferencia sexo-genérica (sin excepción) o la borrachera pueden ser justificaciones para minimizar las situaciones en las que se compromete la integridad de una persona. De ninguna manera debería ocurrir que con decir “perdón, solicito disculpas” se pasen por alto cosas como las que sucedieron entre Anthony Rapp y Kevin Spacey.

Actualmente la carrera del afamado y reconocido actor Kevin Spacey está sufriendo los estragos que comenté anteriormente, pero también recordemos que hemos sabido de tantos casos en los que cobijados por la mala memoria del público, hay figuras que reaparecen con más brillo después de acusaciones iguales o de mayor gravedad porque hay en juego dinero y poderes de personas que van más allá de una carrea actoral. Con esto y las justificaciones de quien de alguna manera dice que no es tan grave se da el mensaje de que vale más el dinero y el poder que la integridad de las personas, y esto es justo con lo que tenemos que luchar en aras de que la sexualidad pueda ser vivida por todas las personas de una manera libre y responsable.

Rocío Linares. Licenciada en Psicología UABC. Maestra en Sexología Educativa, Sensibilización y Manejo de Grupos IMESEX. [email protected]
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2017. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM