Tipo de Cambio
Compra
Venta
10/12/2017
$18.00
$18.80

Una ciudad sin nombre

A pesar de los varios bautizos

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 7 de diciembre de 2017
por Rafael González Bartrina

Dice la Real Academia Española que ensenada significa: Penetración que forma el mar en la costa, debida a la sumersión de la parte litoral de una cuenca fluvial de laderas más o menos abruptas. Y los sinónimos de ensenada son: cala, caleta, fondeadero, abrigo, bahía, rada, abra, ría, golfo, entrante, puerto.

Lo que la palabra describe es un accidente geográfico y no explica la población que se establece y crece a su margen. El decir bahía o puerto de ensenada es un pleonasmo, es como decir la sierra cordillera.

Aquí listo algunos de los intentos de nombrar nuestra región:

Los antiguos pobladores se referían como “JATAY” que significa Ja = Agua y Tay = Grande (Agua grande)

17 de septiembre de 1542 el marino de origen Español Juan Rodríguez Cabrillo llega a muestras costas nombrándolas de la ensenada de San Mateo. Nombra, por supuesto la bahía ya que el lugar vacante y solitario no le mereció importancia como para darle nombre.

El 5 de noviembre de 1602 Sebastián Vizcaíno le da por nombre ensenada de Todos Santos. La misma circunstancia que con Rodríguez Cabrillo, da nombre a las islas y a la bahía. Sin embargo el nombre de Todos Santos se extendió más allá de la bahía.

Fernando Javier de Rivera y Moncada acompañado del fraile Juan Crespi llega, por tierra, el día 2 de mayo de 1769, a nuestra bahía y le pone de nombre La Santísima Cruz de las Pozas de la ensenada de Todos Santos. Aquí vemos el primer intento de algún europeo de nombrar “el lugar”, solo que como nadie se quedó a cuidar el sitio pues paso al olvido.

El 20 de junio de 1769 Don Gaspar de Portolá y fray Junípero Serra dándole a la zona el nombre de Visitación de María Santísima. El gran personaje del padre Serra también quiso perpetuar nuestro lugar, en forma infructuosa pues parece que nadie le hizo caso.

En un documento fechado en el mes de noviembre de 1795 el comandante general del presidio de Loreto, Baja California (Sur) José Joaquín de Arrillaga reporta el arribo de la fragata inglesa “Resolución” procedente de la “bahía de Todos Santos 30 leguas al sur de San Diego y posteriormente de san José del Cabo. Nuestra bahía tenía el nombre, aun, que Vizcaíno le había dado.

En 1804 el alférez José Manuel Ruiz solicita y obtiene dos sitios de ganado en lo que el define como terrenos de la Ensenada de Todos Santos lugar donde luego se establece el Rancho de la Ensenada de Todos Santos.

Otros intentos fútiles de nombrar nuestra región fueron los del filibustero Walker “Fort Mckibbin” y de María Ruiz de Burton “Ciudad Burton”

El presidente de la Republica general Porfirio Díaz. El día 20 de octubre de 1880 decreta “Se abre el comercio de altura y cabotaje con el nombre de “TODOS SANTOS” un puerto en el territorio de la Baja California”. “se cierra la aduana fronteriza de Tijuana, estableciéndose una sección de vigilancia dependiente de la aduana de Todos Santos. Antes de la fecha que se le dio a la fundación de nuestra ciudad la Aduana Fronteriza proclamaba el nombre legal.

El Presidente de la Republica Manuel González decreta que a partir del 15 de marzo de 1882 “La planta… de los empleados de la aduana Marítima de Todos Santos será…” Un administrador, un oficial contador, un escribiente vista, un mozo de oficios, un cabo celador, cuatro celadores, un patrón, y cuatro bogas”.

El 15 de mayo de 1882 se nombra a Ensenada de Todos Santos como capital del Partido Norte de Baja California.

Cuando el coronel Andrés L. Tapia mueve la aduana de Tijuana a Ensenada la establece como la aduna del Puerto México. Al parecer fue un acto que no tenía ni el respaldo ni la aprobación del Gobierno central y afortunadamente no prospero.

La Compañía Internacional Colonizadora proyecto hacer de nuestro puerto la Ciudad Carlos Pacheco, allá por los finales de 1880s.

El 4 de enero de 1900 el Oficial mayor de la Secretaria de Estado y Despacho de Hacienda R. Núñez publica un documento donde “recomienda la conveniencia de que se use solamente el nombre de Ensenada, parta evitar la confusión con Todos Santos” la misma “recomendación” se repite el 28 de julio de 1900 y, nuevamente el 14 de febrero de 1902.

Siendo así que de una manera extraoficial y sin decreto legal perdimos el nombre dado a nuestra comarca. Nos queda el recuerdo y el sobrenombre de un accidente geográfico.

Rafael González Bartrina. Miembro del Seminario de Historia de Baja California.
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2017. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM