Tipo de Cambio
Compra
Venta
13/11/2018
$18.50
$19.60

El porno involuntario

Evolución tecnológica Vs Evolución Social

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 3 de febrero de 2018
por Roberto Salazar

En muy pocos años, el reconocimiento facial pasó de ser un asunto de ciencia ficción para convertirse en algo cotidiano, al alcance de cualquier persona que cuente con un teléfono inteligente, por desgracia el uso que se da a este avance no siempre es el más deseado. Gracias a una aplicación que se lanzó recientemente es posible insertar la cara de cualquier persona en el cuerpo de un actor o actriz que participa en escenas de pornografía.

Las piezas llamadas fake (falsas) no son nuevas. En Internet existen millones de fotografías con el rostro de celebridades en cuerpos desnudos, gracias a la magia de los programas para edición de imágenes.

La revolución causada por dispositivos móviles cada vez más potentes (procesador, memoria) y la enorme cantidad de programadores dispuestos a emplear todo su talento en generar aplicaciones nuevas, llevó a que la manipulación de imagenes llegara a niveles de sencillez jamás imaginados. Fácil, con un par de clics y prácticamente en tiempo real con aplicaciones como Snapchat.

Lo mismo, pero en video, era un asunto solo para expertos en programas especializados en postproducción.

Era.

Los desarolladores de Fakeapp presentaron al mundo su programa que permite el montaje de video con solo hacer un clic y desde su lanzamiento hace apenas unas semanas se ha descargado más de cien mil veces.

Evidentemente la calidad del producto final depende en gran medida del material con que se alimente, sin embargo esto apenas empieza... muy pronto será prácticamente imposible establecer cuando se trata de un video original y cuando es uno falso.

Ya no basta con dejar de subir fotos propias a Internet. Hoy nada es tan sencillo como ocultar una cámara y grabar en video a una persona sin que se de cuenta.

Ante esto es urgente presentar una perspectiva social del tema, aunque por el momento el blanco de este tipo de prácticas son celebridades (que ya es bastante malo) pronto estarán circulando imágenes alteradas con el rostro de cualquier persona.

La libertad en el uso de tecnología ha permitido que la creatividad se desate y que se logren avances increíbles, sin embargo, ante el uso inadecuado de los recursos pronto será deseable que las leyes penalicen este tipo de prácticas, para imponer a los juguetes electrónicos reglas socialmente aceptables.

Roberto Salazar. Comunicación, tecnología y medios masivos. @salazarmarquez
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2018. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM