Tipo de Cambio
Compra
Venta
23/09/2019
$18.25
$18.69

Una mastín inglesa llamada Mory

En cada mascota, una hermosa historia

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 9 de septiembre de 2019
por José Luis Fernández Ruiz

Nací aproximadamente en junio de 2010, recuerdo mis primeros tres meses vagamente y no fui muy feliz, vivía en un pequeño espacio en que apenas podía estírame, por las tardes salía un rato para posteriormente volver a mi pequeño espacio, reducido y falta de aire y luz, en mi quedo un recuerdo de miedo a la oscuridad, de pavor a los espacios pequeños.

Creo por accidente me quemaron mi espalda con aceite hirviendo lo cual me dejaron 6 marcas y un miedo a lo caliente y al fuego. Debido a que no me podían atender, y seguía yo creciendo me dieron en adopción a un gran ser humano mi amo Juan Carlos, desde el primer día que nos vimos nos enamoramos. Yo sabía que mi amo seria para toda la vida el me cuidaría y yo lo serviría.

El primer día me baño, me dio agua y comida, ya descansada me llevo con el veterinario donde me pusieron mis vacunas y formalmente me puso mi nombre MORY en honor de Jim Morrison fundador junto con Ray Manzarek de la gran banda de Rock los Doors.

Vivía muy feliz creciendo y amando cuando alguien no sé porque me quisieron arrebatarme de mi amo Juan Carlos, me sacaron por debajo del portón y me lastimaron mi cuello con una gran cortada, mi amo me busco por tres días llore y no comía por tristeza pero oí la voz de Juan Carlos empecé a ladrar y llorar cuando el entro y dijo_ ¨Este es mi cachorro desde ese día Juan Carlos me sacaba a pasear por el Centro Histórico de Ensenada , cuando ya tenía 6 meses me tuve que mudar pues era yo tan grande que no podía ser perrita de oficina.

Llegue a mi nueva casa con los papas de mi amo inmediatamente me adapte. Un patio grande para tener donde correr, aprendí inmediatamente que no debería coger la ropa, romper plantas, utilizar un solo lugar para mis necesidades, tengo un lugar donde tomar agua fresca que me proporciona mi ama Maru, soy muy feliz, he encontrado una amiga con la que juego es la abuelita me llama y juego de la jardinera a su ventana le ladro. Si se aburre me grita Morí y voy con ella.

He estado también cuando me han necesitado la abuelita se enfermó tenía 100 años y yo estaba pendiente si requería algo ladraba y venia Maru, cuando Maru estaba la estaba cuidadando yo me quedaba en la puerta aun con lluvia, un día falleció pero por varios meses continúe yendo a jugar a su ventana.

He tenido grandes alegrías, los he acompañado en sus tristezas, largo seria enumerar todo pero siempre guardo en mis recuerdos lo alegre y lo bonito lo demás se borra nunca soy rencorosa.

En mi vecindario me quieren y somos muchos perros vecinos, siempre estamos alertas y nos comunicamos cualquier visitante extraño.

Tuve varias enfermedades graves me operaron pero siempre me apoyaron mis amos, siempre pendiente, hoy cumplo 10 años me siento cansada, he perdido parte de mis reflejos, oído y mis patas flaquean, tengo ganas de jugar pero no puedo, mi ama Maru_ dice que porque vivimos tan poco, yo diría que Dios nos permite nacer amando a nuestros amos, y ellos necesitan aprender a amarnos.

Las mascotas somos seres que sufrimos, amamos y pedimos una vida integra. No nos adopten si no se van a comprometer a cuidarnos, y darnos un trato digno integrándonos a la familia.

José Luis Fernández Ruiz. Director del Patronato Centro Histórico Turístico Cultural de Ensenada, A. C.
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2019. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM