Tipo de Cambio
Compra
Venta
06/12/2021
$19.80
$20.50

El multihomicida de San Antonio de las Minas esta libre

Fue trasladado de la cárcel a una casa de asistencia y escapó

Nota publicada el 10 de agosto de 2021
por Elizabeth Vargas

Luego de purgar cinco años y cuatro meses en la zona de psiquiatría de la cárcel de Ensenada por intentar matar a un hombre y presuntamente asesinar a otros cinco en San Antonio de Las Minas, Jesús “N” conocido como “El Marro o Thor” fue liberado y trasladado para su atención a una casa de asistencia social donde lo mantendrían medicado, sin embargo, a los pocos minutos de llegar escapó.

Su huida fue confirmada esta tarde a Ensenada Net, en el mismo sitio a donde había sido enviado por las autoridades del penal porteño, con la anuencia de Juez y Fiscalía bajo la premisa de que seguiría custodiado.

Sin embargo, luego de unas horas Jesús, simplemente empezó a correr por la Colonia Munguía para alejarse de quienes lo mantendrían bajo su cuidado y ahora se encuentra libre y sin las medicinas que lo mantenían tranquilo.

El Marro o Thor como lo apodaron los policías fue detenido el 10 de abril del 2016, en San Antonio de Las Minas, en la llamada Ruta del Vino, cuando atacó con un marro al dependiente de un negocio, al que alcanzó a lesionar con la herramienta.

A poca distancia del sitio donde atacó a este hombre fueron hallados este mismo día cinco personas muertas a marrazos. Todos eran hombres en situación de calle que utilizaban un predio del lugar para dormir en el mismo sitio que Jesús.

Esa madrugada mientras dormían uno a uno fue asesinado a marrazos, destrozándoles con el marro piernas y brazos,

Las víctimas fueron identificadas a lo largo de la semana en que ocurrieron los hechos con los nombres de:

Ramón Paredes Murillo de 59 años de edad, Hilario Osuna Martínez de 48 años de edad y originario de Teloloapan Guerrero, Lorenzo Cisneros Gallardo de 63 años de edad originario de Guanajuato.

Otro identificado de forma extraoficial fue Francisco Salazar y de uno más nunca hubo una identidad oficial y si ocurrió nunca se informó de ello.

Cuando iniciaron los procesos penales, la Procuraduría General del Estado, solamente presentó el caso en el cual Jesús había golpeado con el marro al dependiente de un negocio en San Antonio de las Minas porque su captura fue en flagrancia.

Sin embargo el multihomicida quedó en una investigación inconclusa y sin presunto responsable, pese a que en el marro que traía consigo Jesús encontraron rastros de ADN de tres de los cinco hombres asesinados.

El 18 de abril del mismo 2016, la Juez de Control Patricia Gallegos, determinó vincular a proceso a Jesús por el delito de homicidio en grado de tentativa, ya que las primeras pruebas psiquiátricas que se le aplicaron no fueron consideradas concluyentes, por lo que se ordenó que fuera internado en la Cárcel Pública de Ensenada y se dieron seis meses para que en la siguiente audiencia se formalizaran las pruebas sobre su salud mental.

El 10 de noviembre del 2016, se realizó una audiencia donde se confirmó que Jesús presentaba un trastorno mental permanente e irreversible, por lo que había recibido medicamento conforme al tratamiento.

De acuerdo a los estudios practicados por la psiquiatra del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Ensenada, se le diagnosticó "atrofia subcortical frontal izquierda permanente" que se relaciona con insuficiencia para formar planes y programar acciones; que puede no estar consciente de sus actos y se maneja por impulsos.

Este padecimiento tiene efectos psiquiátricos como melancolía, conducta antisocial, episodios de depresión, angustia, fobia, ansiedad generalizada, provocado por el consumo de metanfetaminas, marihuana o alcohol.

También efectos neurológicos que se manifiestan con epilepsia.

El 23 de febrero del 2017 Olga Irene Granados Zapien Coordinadora de Agentes del Ministerio Público de la entonces Procuraduría General del Estado, hoy Fiscalía General del Estado solicitó que en base a esos resultados Jesús no fuera imputable por su calidad de enfermo mental.

Luego el 27 de marzo del 2017, finalmente dio inicio el juicio Oral contra Jesús, en el cual se determinó que por su problema mental no era imputable porque no estaba consciente de sus actos.

El 29 de marzo del 2017, en el juicio oral se concluyó que Jesús si participó, pero no era culpable y no era responsable por padecer de sus facultades mentales

El fallo fue determinado por otro Juez, José Luis Castañeda quien dos días más tarde el 31 de marzo sentenció a Jesús a permanecer 5 años y 4 meses, internado en el pabellón psiquiátrico de la cárcel de Ensenada y luego a cargo del Instituto de Psiquiatría del Estado lo que no ocurrió ya que Jesús permaneció en el pabellón carcelario en esta ciudad.

De acuerdo al código penal, cuando se trata de una persona inimputable por su incapacidad mental, deberá ser entregado a personal de la Secretaría de Salud y recluido dentro de un centro especializado para su atención en respeto a sus derechos humanos.

Inimputable, implicaría que no se podría configurar un delito y a menos que pueda ser reversible su enfermedad mental, no se le podrá acusar del asesinato de cinco personas y el intento de homicidio de una más.

Sin embargo, ni la Secretaria de Salud ni el Sistema Penitenciario cuentan con instalaciones para enfermos mentales relacionados con un crimen.

En el caso de Jesús, permaneció el tiempo de su sentencia en el pabellón psiquiátrico de Ensenada, medicado y bajo control hasta hoy.

Desde esta tarde, esta libre en algún lugar de la ciudad y ya no tiene medicamento que lo controle.

El homicidio de cinco hombres sigue sin resolverse.

Antecedentes de esta información:

Imágenes del lugar de los hechos el 10 de abril del 2016. Fotos Elizabeth Vargas.


Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2021. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM