Tipo de Cambio
Compra
Venta
07/12/2021
$20.15
$20.95

Ingratitud al padre de la nación mexicana

En la celebración del 27 de septiembre

Nota publicada el 3 de octubre de 2021
por José Luis Fernández Ruiz

Este año nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador propuso la conmemoración de los 200 años de la consumación de la Independencia de México, el 27 de septiembre en la Ciudad de México.

16 000 hombres componían el ejército mexicano comandado por Agustín de Iturbide y sus jefes de divisiones: Vicente Guerrero, Anastasio Bustamante, Morán, Marques de Vivanco, Luaces, Quintanar, Barragán Melchor Álvarez, Joaquín y Ramón Parres, Juan Davis Bradburn y otros más. Ingresó a la capital de México dando formalidad a la consumación de la independencia de México, el 27 de septiembre de 1821.

¿Por qué se minimizó la figura del comandante Agustín d Iturbide?, sin ningún respeto, como si este evento no fuese importante para los mexicanos baste ver y oír los discursos del presidente de la república, el gobernador de Baja California y del presidente municipal de Ensenada.

¿Por qué no hubo una ceremonia especial en la Catedral de la Ciudad de México? Ahí se encuentra una urna depositada en la capilla del mártir mexicano San Felipe de Jesús, en dicha capilla se encuentran los restos del libertador de México Agustín de Iturbide.

¿Por qué no se leyó y difundió ésta inscripción?: ¨Agustín de Iturbide. - Autor de la Independencia Mexicana. Compatriota, llóralo pasajero, admíralo. Este monumento guarda las cenizas de un héroe. Descansa en el seno de Dios¨.

¿Por qué no se reconoció que Agustín de Iturbide fue traicionado y asesinado y se pidió perdón?

El día 19 de julio de 1824 a las tres de la tarde se le notificó que dentro de tres horas, sin juicio, sería pasado por las armas. Al dar las seis de la tarde sabiendo que había llegado el momento con voz entera y firme, tan rotunda que se oyó en toda la plaza donde iba a ser fusilado.

¨Haber muchachos, daré al mundo la última vista¨

Con varonil porte miró a todos lados, pidió un vaso de agua, la que apenas sorbió, preguntó cuál era el sitio en que lo iban a fusilar, rogó que se distribuyese entre la tropa que asistía a la ejecución tres onzas y media de oro que llevaba en moneditas y luego con voz viril y potente exclamó:

Mexicanos, en el acto mismo de mi muerte, os recomiendo el amor a la patria y a la observancia de nuestra religión. Ella es quien nos ha de conducir a la gloria. Muero por haber venido a ayudaros y muero gustoso porque muero entre vosotros. Muero con honor, no como traidor; no quedará a mis hijos y su posteridad esta mancha. No soy traidor. Guardad subordinación y prestad obediencia a vuestros jefes, que haciendo lo que ellos mandan, es cumplir con Dios. No digo esto lleno de vanidad porque estoy muy distante de tenerla. ¨

Enseguida rezó el credo, besó el crucifijo que se le presentó y el ayudante Castillo ordenó el fusilamiento. Iturbide de rodillas recibió las balas en su pecho.

Iturbide había dicho: ¨ La ruina de mi patria y su deshonra, aún momentánea, son las dos cosas que tengo jurado no sobrevivir¨.

Yo tomo lo que en escribió el general Vicente Riva Palacio: ¨Iturbide Libertador de México, Iturbide Emperador, Iturbide de ídolo y adoración un día de los mexicanos, expiró en un patíbulo y en medio del más desconsolador abandono. Los partidos políticos se han pretendido culpar mutuamente de su muerte. Ninguno de ellos hasta ahora acepta esa inmensa responsabilidad ̈.

En todo caso y cualquiera que haya sido el partido, liberales o conservadores, que sacrificó a don Agustín de Iturbide, yo no vacilaré en repetir que esa sangre derramada en Padilla, ha sido y es quizá una de las manchas más vergonzosas de la historia de México.

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2021. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM