Tipo de Cambio
Compra
Venta
30/11/2020
$19.05
$19.65

Ayala, en la línea de lo posible

Revelaciones

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 5 de noviembre de 2020
por Alfredo Mendoza Rodríguez

En los últimos 30 años, solo dos ensenadenses han pretendido con reconocidas posibilidades de éxito la gubernatura estatal: Ernesto Ruffo Appel y Daniel Quintero Peña.

Ruffo, abanderado por el PAN, se convertiría así en 1989 en el primer mandatario estatal en la historia política del país, emanado de un partido distinto al PRI.

A Quintero Peña, postulado por el Revolucionario Institucional, no le fue del todo bien en las urnas.

Ahora, en las postrimerías de este complicado 2020, un ensenadense aparece como probable candidato de Morena a la gubernatura estatal.

Es Armando Ayala Robles, alcalde actual de Ensenada y a quien las circunstancias y las coyunturas de la política, lo ubican en la línea de lo posible.

Cierto, se trata de una mera posibilidad, pero posibilidad al fin.

De obtener la candidatura de su partido, el ensenadense estaría en la antesala de llegar a una posición pública quizá nunca soñada en su corta trayectoria política.

Y Ensenada, de ocurrir lo anterior, sumaría un segundo mandatario en muchas décadas.

O sea, que tener un mandatario estatal de casa no es cosa de todos los días!

Pero para el alcalde ensenadense las cosas no transitan por una vereda tranquila cubierta por lecho de rosas.

La sola mención de su probable aparición en las elecciones que vienen como candidato de Morena a la gubernatura, le ha generado varios frentes de batalla.

Frentes que atacan lo mismo desde dentro que de afuera. Los ataques internos que provienen de otras figuras relacionadas con Morena y que también se ven como posibles aspirantes a suceder a Jaime Bonilla, y los de afuera que se pueden considerar hasta obligados.

La militancia activa de partidos distintos a Morena, hacen finalmente su trabajo.

Lo más complicado para Ayala es el frente de batalla que se montó dentro de su partido. Un frente de batalla alimentado más por el encono hacia la figura del gobernador actual, Jaime Bonilla, que hacía el propio municipe.

Pero la liga que une a gobernador y alcalde desde hace más de dos décadas, molesta e incómoda. Ayala significa la permanencia de Bonilla en el poder, alegan.

Y mientras los frentes se avivan por los intereses político-partidistas que se vuelven evidentes, la posibilidad histórica de que un ensenadense llegue a la gubernatura pasa a segundo término.

A segundo término, cuando la sola posibilidad de que el próximo jefe del ejecutivo estatal emane de Ensenada y con ello, a este municipio le vaya mejor.

A fin de cuentas es una mera posibilidad. Pero de eso a nada!

Alfredo Mendoza Rodríguez. El autor es periodista y sociólogo.
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2020. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM