Tipo de Cambio
Compra
Venta
15/08/2022
$19.30
$19.80

Herencias involuntarias

Los patrones de conducta de los padres

  
También en Opinión/Colaboradores
Nota publicada el 13 de julio de 2022
por Karina R. Vargas

Es un día normal, uno como cualquier otro, y ahí estás tú, solo o platicando tranquilamente con algún grupo de amigos, tal vez conviviendo con tus hijos, hermanos o pareja, cuando ocurre lo que jamás esperaste: de repente se te salieron aquellas palabras y esa pose que tanto juzgabas de tu madre o padre, sí, aquella conducta que tanto criticabas de adolescente… ¿Te aventaste la “frase dominguera” atroz y se te escuchó el mismo acentito del que solías burlarte? Bienvenido al inevitable momento en el que te das cuenta de que sí eres hijo de tus padres.

Sí, pasó, lo hiciste, y ahí te quedaste, estático, perplejísimo y no sabes si reír o llorar. Tal cual te pasó el “¡me convertí en lo que juré destruir!”. Si tuviste suerte y nadie lo notó, te lo tragas y actúas como si nada hubiera pasado, eso sí, lo pálido nadie te lo quita. Pero si corriste con mala fortuna y contabas con audiencia, sabrás que la “carrilla” no la dejarán pasar, menos si quien lo notó fue alguien cercano a ti. Entonces no puedes simplemente ignorarlo, lo encaras en el momento, lo medio asimilas, y te preguntas: ¿Acaso me estoy convirtiendo en mis PAPÁS?, ¿estoy regañando a mis hijos porque no se ponen chamarra cuando YO tengo frío?, ¿estoy gritando porque nadie viene a comer cuando les estoy diciendo que ya vengan? Y agreguen todas las frases que se les vengan a la cabeza junto con todas las actitudes que recuerden juzgar de sus padres…

Aunque hay muchas situaciones que no trascienden realmente y que incluso podrían leerse como comedia nada más, también hay patrones heredados que no son tan caricaturescos, de los cuales destacan: el uso de la violencia, el machismo, el abuso de sustancias, entre muchos otros.

Respecto a estos patrones heredados, se parte de la familia como sistema nuclear de la sociedad, aquí es donde se hereda todo el contenido cultural del contexto social del individuo: valores, reglas, límites, preferencias, gustos, etc. Walter Arias, ha mencionado que “la familia es un sistema abierto y en transformación, que afronta una serie de tareas evolutivas, todas vinculadas con la educación y crianza de los hijos… transmitiéndoles sus valores, hábitos, intereses y actitudes”, así mismo, Ríos (2003), señala que los padres, vistos como individuos, aportan a la familia una historia personal y modelo familiar que cargan desde su nacimiento. Esto no quiere decir que todo lo aprendido en la familia sea necesariamente permanente, de hecho, Bowen (1998) dice que cada miembro del sistema familiar se va a ir diferenciando del resto de los integrantes a medida que crezcan. Lo que nos convierte en seres independientes, a mi parecer, es la separación que logramos hacer con respecto a conductas heredadas que no nos benefician, cuando una persona puede ver un patrón destructivo en sí mismo que sabe que tomó de sus padres y logra romper el esquema, se convierte en un logro tremendo.

Acabar con esquemas de machismo y abuso por ejemplo, puede parecer una tarea imposible pero no lo es, una vez que uno se asume responsable de su propia existencia, puede ser capaz de tomar decisiones encaminadas a cambiar cualquier característica de su persona, desde un hábito autodestructivo hasta creencias, todo con tiempo y paciencia claro.

Karina R. Vargas. Psicoterapeuta Gestalt. El proceso del darse cuenta comienza en el aquí y el ahora. Escríbeme a: psic.karinarvargas@gmail.com
 
 

Regresar  Imprimir Enviar por email

Derechos Reservados 2022. Queda prohibida la reproducción total o parcial de la nota sin la autorización previa y por escrito de Ensenada Net.

 
|
| Ensenada.net es presentado por : TDM